You are here

Amianto

Amianto, o asbesto, es el término genérico que engloba diversos minerales de origen natural compuestos por finas fibras. El nombre procede de la palabra griega “asbestos”, que significa indestructible o imperecedero. Un nombre adecuado para este mineral, puesto que el amianto es resistente a los ácidos, los álcalis y las temperaturas elevadas. El amianto es resistente y, al mismo tiempo, flexible, duradero y aislante térmico, eléctrico y acústico. Comparado con las fibras minerales de elaboración sintética, el amianto es una materia prima barata. El amianto se extrae mediante procesos mineros, a través de los cuales se tritura la roca. De este modo se liberan las partículas de amianto.

Entre 1940 y 1993, el amianto se empleó muy frecuentemente en la construcción en Países Bajos. Algunos ejemplos son: cemento de amianto, bases de moquetas, sellantes, cemento cola, pinturas y betún asfáltico para cubiertas. Además, se utilizó a menudo para el aislamiento del fuego y la protección térmica. El amianto también se empleó con frecuencia en electrodomésticos, medios de transporte, estructuras y sistemas (tostadoras, barcos, coches, camiones, vagones de tren, carreteras y sistemas de elevación).

Análisis Se pueden emplear 4 técnicas de microscopio para analizar la presencia y la concentración de amianto en una muestra:

  • Microscopio estereoscópico: el microscopio estereoscópico se utiliza para la inspección visual inicial de los materiales sospechosos de contener amianto. La presencia en el material de fibras que puedan ser de amianto se examina utilizando un aumento de 5x – 60x. Tras la identificación, se efectúa una estimación de la cantidad de amianto (m/m%).
  • Microscopio de polarización: En muchos casos se puede utilizar un microscopio de polarización para determinar si una fibra sospechosa es efectivamente de amianto. Para ello se recurre a las propiedades ópticas, como el índice de refracción, la refracción doble, la dispersión y el comportamiento ante luz polarizada. Se emplea un aumento de 100x hasta 500x.
  • Microscopio de contraste de fase: las fibras se pueden cuantificar con la ayuda de un microscopio de contraste de fase. Esta técnica se emplea para contabilizar fibras en filtros de muestreo de aire.
  • Microscopio electrónico: con un microscopio electrónico se puede conseguir una gran amplificación de las fibras (hasta > 25.000x). En combinación con la difracción de rayos X, se pueden determinar los elementos que constituyen la fibra descubierta. Los minerales que se observan son Si, Mg, Fe, Ca, Na, Mn y Al, particularmente en lo relativo a su proporción, característica de cada tipo específico de amianto.

ALcontrol Laboratories desarrolla su actividad de acuerdo con las siguientes normas:

  • NEN 5707 (muestras de suelos): si se encuentran materiales no compactados en la fracción > 4 mm, es obligatorio examinar la fracción de menor tamaño (partículas < 500 μm).
  • NEN 5896 (muestras de materiales): revela e identifica el amianto mediante microscopio estereoscópico y electrónico; si existen dudas, posiblemente se puede utilizar el microscopio electrónico para la identificación.
  • NEN 5897 (residuos de la construcción y de demoliciones y materiales granulares de escombros): si se encuentran materiales no compactados en la fracción > 4 mm, es obligatorio examinar la fracción de menor tamaño (partículas < 500 μm) mediante microscopio electrónico.

ALcontrol dispone de los microscopios anteriormente mencionados y, por tanto, puede desarrollar todos los análisis (homologados por la entidad Raad voor Accreditatie) cumpliendo en su totalidad las correspondientes normas NEN aplicables